1

lunes, 16 de marzo de 2009

LA REVOLUCIÓN CALLADA DEL SENA - PERIÓDICO EL COLOMBIANO.


EN AMBIENTES DE aprendizaje abiertos, con modernas tecnologías, los aprendices del área de la salud practican como si estuvieran ya en el ejercicio profesional.

Ramiro Velásquez Gómez
-
Medellín, Publicado el 15 de marzo de 2009

En una mesa, un grupo de jóvenes con portátil encima, discute el tema. No hay muros. El alumno no existe, en este ambiente vive el aprendiz. Hay instructores, pero no son el eje del proceso de aprendizaje: lo es el muchacho.En el Sena se aprende al ritmo de cada uno. En el primer piso del edificio viejo en la Avenida del Ferrocarril, están los ambientes de aprendizaje de la salud. Jóvenes que van y vienen. En un extremo, bajo la orientación de Baden Saleme Negrete, algunos realizan la práctica de masoterapia. "Un aporte a la salud pública", indica Hugo Armando Graciano, director regional.Es, además, una fuente de empleo. No es lo único. Allí están los diferentes ambientes en donde los matriculados en los programas de salud, adelantan su aprendizaje. Ya no están en el piso octavo, las únicas aulas tradicionales para recibir al comienzo la instrucción teórica.Todo es transparente. Puertas y divisiones. En dos salas, tres jóvenes con Dirley Soto, instructora, atienden una farmacia.
Desempeñan todos los roles. En la sala contigua, se vive el trabajo de un consultorio de promoción y prevención. Está la camilla, el instrumental, el equipo para tomar la presión y un electrocardiógrafo más un Holter. "Es un consultorio con todo", dice Olga Builes, la encargada de trabajar con los aprendices. Hay dos en ese momento. El techo máximo para algunas técnicas son 1.800 horas. Pueden ser menos, de acuerdo con la velocidad del aprendiz. María Elena Zuleta, instructora de ambientes de aprendizaje, comenta que el proceso se cumple bajo tres premisas: flexibilidad con responsabilidad, pertinencia y aceleración. Un técnico profesional desarrolla un proceso de 2.600 horas. El tecnólogo de 3.300.Al lado del consultorio, trabajan los aprendices en salud oral junto a varios odontólogos. Son varios gabinetes con todas las de la ley. Al extremo derecho, entrando por la Regional, aparece un hospital. Casi que lo es. Hay simuladores por doquier. La señora que se prepara para dar a luz, un hombre y una mujer con dificultades respiratorias. Y varios más. No hay divisiones. Es una gran sala. Los muchachos, según el programa que cursan y las asignaciones, se desplazan por los módulos. O analizan un tema reunidos en una de las mesas. Máximo 10 por simulador.Los ambientes están interconectados. Los puede seguir un instructor. Y se trabaja en la plataforma para llevar la sala a la virtualidad. Cualquier aprendiz en cualquier sitio del país y el mundo podrá entrar y ver lo que se hace en cada módulo y participar.Hoy los aprendices del sector salud se desplazan unos días a Medellín para entrar en contacto con este ambiente abierto, en el que la tecnología está a la orden del día.El sueño de Nora Luz Salazar, subdirectora del Centro de Servicio de Salud, es un ambiente para que trabajen todas las instituciones que forman personas en estas áreas.El aprendiz puede, desde cualquier lugar, entrar a la plataforma Blackboard, al curso en el que está inscrito, y avanzar en su aprendizaje.
No tiene hora ni día, sí responsabilidad.Por el corredor no dejan de pasar jóvenes, sonrientes, puestos en orden. Con el destino claro. Son los modernos aprendices del Sena.

Contexto De los programas
En salud, el Sena ofrece los programas de técnico profesional en Salud Oral, Servicio Farmacéutico, Enfermería, Administrativo en Salud, Salud Pública. Y las tecnologías en Imágenes Diagnósticas, Salud Ocupacional, Gestión Local del Riesgo, Medicina Nuclear, Cogestión de la Participación Social.No se requiere patrocinio para ingresar. Cada tres meses se abren inscripciones, que se tramitan en el sitio www.sena.edu.co

No hay comentarios: